Varices en las piernas: Qué debemos saber y hacer.

p/ Dr. Ricardo Castillo.

Cuando observamos en nuestras piernas unas imágenes violáceas similares a la huella dejada por un golpe (hematoma) , puede que se trate de venas dilatadas o varicosas conocidas como Várices. Este problema circulatorio es muy común, por lo que es muy importante saber de ellas y tener claro que hacer y como Imagen1.pngprevenirlas.
Las várices son venas dilatadas que se ven por afuera de la piel y que tienden a aparecer especialmente en las piernas y en los tobillos. Estéticamente pueden no ser agradables y algunas veces dolorosas. A veces podemos no visualizarlas, pero la sintomatología nos hace pensar en problemas de las venas, pero en éstos casos, localizadas en las venas profundas llamadas muchas veces internas. La herencia juega un rol importante en la aparición de las varices.
¿Cómo se forman? Las venas se encargan de recoger la sangre de todo el cuerpo para llevarla al corazón para que se oxigene y así vuelva a circular nuevamente oxigenando los tejidos. Las venas de las piernas, por estar en la parte inferior del cuerpo, tienen que hacer un esfuerzo extra para regresar la sangre porque trabajan en contra de la gravedad. Hay varios factores que contribuyen a que realicen esta labor: los músculos se contraen para bombear la sangre, las paredes de las venas son poco elásticas para ayudar a la sangre a regresar y además tienen pequeñas válvulas que se abren para permitir que la sangre suba y se cierran para impedir que baje. Hasta ahora todo funciona a la perfección, pero el problema se da cuando estas válvulas empiezan a fallar o a ser incompetentes. Esto hace que se acumule la sangre en algunas partes, las paredes de las venas se dilatan y así se forman las várices.
Es cierto que cualquier vena de tu cuerpo puede volverse una várice. Sin embargo, es más fácil que suceda en las piernas y en los pies.

Los factores de riesgo más frecuentes para la aparición de las várices son: la edad, la gestación, el sobrepeso u Obesidad, las actividades de pie, el sedentarismo y el ser mujer.
Con la edad, las venas van perdiendo la elasticidad, se dilatan más fácilmente y las válvulas se vuelven más débiles permitiendo que la sangre se regrese y se acumule. Con el embarazo el peso de la gestación aumenta la presión sobre tus piernas dificultando el paso de la sangre por las venas; lo mismo que sucede cuando tienes sobrepeso o cuando tienes un trabajo que requiere que estés parada por tiempos prolongados o caminando sin descansar.
En la mujer se dá por la presencia de cambios hormonales que tienden a relajar las paredes de las venas permitiendo que se formen las várices más fácilmente.

Consejos útiles para prevenirlas:
Hacer ejercicio
Bajar de peso y mantenerlo
Evitar estar de pie por mucho tiempo
Elevar las piernas cuando descansas
Evitar cruzar las piernas cuando te sientas, para no cortar la circulación
Utilizar medias de baja o mediana compresión

Si las várices te causan dolor o son anti-estéticas , hay diferentes opciones para su tratamiento: farmacológico, quirúrgico etc.

 

Anuncios

Acerca de themurostimes

“THE MUROS TIMES” non se responsabiliza nin se identifica coas opinions verquidas por parte dos seus colaboradores nos materiais publicados.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Mediciña y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deixa un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s