Muros na Wikipedia

Muros es un municipio español perteneciente a la provincia de La Coruña y la comarca de Muros, en la comunidad autónoma de Galicia. Está situado Imagen1.pngen el extremo norte de la Ría de Muros y Noya, la más septentrional de las Rías Bajas. Según el INE, en 2012 su población era de 9437 habitantes.

En el siglo X, el rey Sancho IV de Castilla tuvo que repoblar la zona comprendida entre el Ponte Nafonso y Ézaro, nombrando la región como el Pueblo de Muro. El emplazamiento correspondió a la parte sur. El primer documento de este lugar es de 1286, En 1298 Fernando IV le da a este pueblo la mitra Compostela, desapareciendo de su caparazón el castillo y el león (símbolo de los reyes de Castilla) y pasa a ser dos conchas del peregrino, que representan la Catedral de Santiago de Compostela. A mediados del siglo XV, el rey Juan II de Castilla permitió a la ciudad portuaria a las mercancías de exportación e importación.

La ciudad ganó importancia con el tiempo, y fue amurallada en 1520. La construcción de 3 a 4 m de espesor y de alta hasta siete, y se divide la población en dos distritos muy definidas: la cerca y el “pincel” (Axesta). La puerta principal de acceso fue la puerta del pueblo, flanqueada por dos torres de defensa fuerte y estaba ubicado cerca de la actual Casa Consistorial, la pared había dos puertas y dieciocho torres almenadas otros de hasta 11 m de altura. También en 1520 Alonso III de Fonseca construyó la Fortaleza del Monte Laurel para defenderse de los ataques de piratas. En 1543 una batalla naval tuvo lugar en la ría de Muros, donde la Armada española, dirigida por el almirante Álvaro de Bazán, derrotó a los franceses. En ese momento el gobierno local se reúne enImagen2.png el cementerio de San Pedro. A finales del siglo XVI, el marqués de Cerralbo construyó un castillo cerca del antiguo mercado de pescado, que en el siglo XVIII llegó a tener 12 cañones.

En marzo de 1809, en la Guerra de la Independencia española, la ciudad fue destruida por las tropas napoleónicas en doce horas. Además de los daños humanos y materiales (190 casas destruidas), se quemó el Archivo Municipal, que causó la pérdida de la mayoría de la documentación histórica. En el siglo XIX, llegaron a la aldea empresarios catalanes, que crearon más de 30 fábricas de Salazón, especialmente sardinas y el arenque. Junto con los astilleros, que han marcado la vida profesional y la fisonomía de la ciudad.

En el siglo XX la ciudad recibió la visita de María Cristina de Habsburgo-Lorena, la reina madre de Alfonso XIII. La noble estuvo unos días viviendo con su séquito.

En mayo de 1970 la ciudad fue declarada Conjunto Histórico-Artístico, se define como “aldeas de pescadores que conservan los valores ambieImagen3.pngntales, típico y pintoresco, junto con la grandeza severas de la monumental palacios góticos y templos como la ex colegiata y la ermita de la Virgen el Camino”.

El clima de Muros es propio del dominio oceánico hiperhúmedo aunque que, debido a la orientación al sur dominante y a la protección de los vientos por las sierras que lo delimitan, permite la suavidad de ciertos rasgos climáticos. La concentración de precipitaciones en el otoño-inverno y el descenso en el verano es patente, tanto que incluso se llega a hablar de aridez estival y déficit hídrico, vinculado a la dificultad de retener el agua por parte del substrato arenoso.

Abelleira (Santo Estevo)

Esteiro (Santa Mariña)Imagen4.png

Louro (Santiago)

Muros (San Pedro)

Serres (San Xoán)

Tal (Santiago)

Torea (San Xulián)

Sestaio (San Miguel)

Personajes destacados:

Diego de Muros I, Obispo de Tuy y, posteriormente, de Ciudad Rodrigo.

Diego de Muros II, Obispo de Canarias.

Diego de Muros III, Deán de Santiago de Compostela.

Xosé Tobío Mayo, escritor (1893-1972).

Xosé María García Rodríguez, escritor, periodista, juez y diplomático (1912-2006).

Xosé Manuel Olveira Gallardo Pico, actor (1955-2013).

Xosé Henrique Monteagudo Romero, filólogo (n. 1959).

Cesar Augusto Cisneros Luces, periodista y escritor (1849-1879).

 

Anuncios
Minientrada | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario

As fontes de Muros

p/ Manuel Lago Álvarez.

 As fontes son unha parte importante do noso patrimonio etnográfico.  Dende sempre foron usadas polos veciños para abastecer os seus fogares do precisado líquido.  No noso Concello hai unha morea delas.  Pese a que a práctica totalidade dos fogares dispoñen de auga das “traídas”, moitas das fontes seguen sendo usadas polos veciños pola calidade das súas augas.

Relaciono aquí as fontes máis coñecidas. Seguramente hai moitas máis. Se alguén sabe de algunha que non estea na relación, que o comente no FB.  Tomarei nota para incluílas.

Parroquia de Louro:

As Pombas, Fontecomido, Cuchariños, Fonte de Baixo, A Pontella-Pallagueira, Vieta, Faro de Montelouro, Filgueira, Igrexa, San Francisco-Piñeiral, Taxes, Ventín, Romiña.

Parroquia de Muros:

Alivía, Axesta, Carmen, Fontevella, Chalón, San Xosé, Castiñeiro, Campo de Cortes, Curro da Praza, Virxe do Camiño, Palomar, Fonte de Baixo.

Parroquia de Serres:

Catalán, Retiro, Campo da Torea, Campo de San Ramón,  A Vesada, Valdexería (Insuas), Baño-Estrada), Badernado (Arteiro), Casteliño, Sestaio-Fondo.

Parroquia de Abelleira:

Xuntis, Vilar, Bornalle, Igrexa.

Parroquia de Torea:

San Xián, Lestón de Arriba, Vistabós, Torea, Riomao, Cornes.

Parroquia de Tal:

Rego do Cura, Praza Victoria, A Pendente, A Sanchiña.

Parroquia de Esteiro:

Trasdacosta, Lavadoiro-Trión, Solleiros,Fonte da Marta-Solleiros, Plácido, Mato Vello-Uhía, Pontella-Maio, Reboredo, Silvosa, Mexadoira-Trión, Fonte da Cova-Trión, Barreiros-Creo, Fontenla.

 

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario

Recuerdo del 29 de marzo de 1809

Relato publicado polo farmacéutico muradano Don Juan Campelo Rodríguez, no especial publicado no ano 1909 polo diario La Liga de Amigos co gallo da  invasión de Muros polas tropas francesas.

Los franceses, después de haberse apoderado de la capital de España, Barcelona, Pamplona y otras ciudades importantes, vinieron a Galicia y, aImagen1.png pesar del esfuerzo de los gallegos, demostrado en múltiples y memorables combates sostenidos con los invasores, no pudieron evitar que sus pueblos fuesen cayendo, unos tras otros, en poder de los numerosos y aguerridos soldados franceses. Muros, los tenía va muy cercanos y pensó en hacerles frente. No había en esta villa soldados ni medios grandes de defensa. Reducíase toda ella a unos cuantos cañones, en el entonces castillo y Cárcel Pública hoy, -alguno de los cuales puede verse todavía, sobre el muelle—y con ellos procuró defenderse, este pueblo, del invasor.

Era domingo de Ramos (29 de Marzo de 1809); las muradanas de entonces, siguiendo una tradicional costumbre, que dice: día de Ramos, papas comamos–(y de la que aún se conserva, en parte), se  hallaban ocupadas en preparar esa comida,  -harina cocida en leche-, la que bien pronto tuvieron que dejar a los franceses; pues el estruendo de los cañones del castillo, les hizo comprender, al instante, la proximidad del enemigo.

Efectivamente, los vigías apostados en las alturas próximas, vieron que por la pequeña ensenada denominada  “Salto” divisaba gente armada, cuyos fusiles v bayonetas lanzaban destellos de luz, al reflejarse en ellos, los rayos del Sol.

Cerca ya del monte de Laxeiras y frente casi a nuestro castillo, rompieron el fuego los cañones.Imagen2.png Los soldados franceses, no obstante su valor y el considerable número, comprendieron la dificultad de proseguir el mismo camino sin exponerse  sensibles pérdidas, una vez que habrían de quedar al descubierto y serían blanco seguro de los disparos que sin interrupción se le hacían: así que,–volviendo grupas- dieron vuelta por detrás de dicho monte Laxeiras y se pusieron a cubierto del fuego de los cañones; quedando, de esta manera, inútil la defensa de los muradanos. En vista de la actitud demostrada por los franceses, los habitantes de Muros abandonaron sus viviendas, refugiándose muchos en los lugares vecinos de Louro y Lariño y embarcándose otros en botes con ropas y efectos.

Entraron, más tarde, los franceses sin obstáculo de mayor importancia: y, para vengarse de la oposición que se le hiciera en la marcha triunfal que pretendieron efectuar, hicieron su epopeya a sangre y fuego; quemando casas y asesinando a cuantos encontraron a su paso pereciendo entre estos un individuo—algo fátuo—conocido vulgarmente por el nombre de Filis, quien al ver los franceses por la Agesta, tuvo el atrevimiento de encararse a ellos, gritándoles–mátame demonio, mátame, y efectivamente le mataron, apareciendo, luego su cadáver, después que aquellos se retiraron,

No todos los habitantes del pueblo pudieron huir. Vivía aquí, en aquella fecha, una familia venidaImagen3.png de la inmediata parroquia de Tal, compuesta de cuatro hermanas. Una de ellas, llamada Juana Lestón, después de un parto laborioso, había dado a luz una niña, y su estado no le permitió huir. Una de sus hermanas, se ofreció a acompañarla en la convicción de que los franceses no habían de llegar a su casa por hallarse esta en lugar retirado, pues vivían en donde llamamos hoy—Rúa de los Hornos—con el nombre moderno, calle de la Aurora — y en la casa que lleva el número 22 de la citada calle; más no fue así, pues dos soldados franceses penetraron en dicha casa y al verlos la hermana de la parturienta arrodillose a los pies de los militares, diciéndoles: —¡estar por vos, no matar!–al mismo tiempo que les enseñaba la recién nacida.

Aquellos compasivos hombres, hicieron comprender, con ademanes y frases mal pronunciadas en español, que no harían daño alguno, y a fin de evitar que otros camaradas pudiesen hacérselo, marchó uno de ellos, quedando el otro de guardia con las dos muraImagen4.pngdanas; hasta que oyendo el toque de corneta anunciando la retirada, marchose también, despidiéndose afectuoso, sin que a las mencionadas mujeres les hubiese ocurrido más daño que el susto consiguiente.

La niña nacida en tales circunstancias, recibió el nombre de Dolores, y fue conocida, -entre las de su tiempo—con el nombre de Dolores de Tal, en recuerdo de la procedencia de sus abuelos.

La Tradición nos ha trasmitido estos sucesos que,  yo mismo, he oído de labios de personas verídicas, las que a su vez los oyeron referir a las mismas que presenciaron los acontecimientos relatados, y por más que algunos no hayan sido escritos todavía, pueden tenerse todos ellos por verdaderos, dada la veracidad de las personas que nos los han trasmitido.

Juan Campelo Rodríguez

FARMACÉUTICO

 

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario

O reloxo de sol da calle ancha

p/ Manuel Lago Álvarez.

Fotografías: José M. Formoso Luces.

            Non son moitos os reloxos de sol que hai en Muros.  Como moito, non máis de dez.  O máis coñecido é o que está situado na calle ancha no lado dereito Imagen3.pngda fachada da casa número catro. Este reloxo ten gravada en letras negras opacas  na súa parte superior a fecha de 1811, que pode corresponderse coa data de construción ou a posta nese lugar.

O reloxo é de tipo rectangular (máis alto que ancho). Feito en granito, as súas dimensións apenas alcanzan os 32x 42 centímetros.  Está apoiado nunha ménsula de pedra.  A cara visible ten fondo branco Imagen1.pnge sobre ela un gnomon triangular que no andar do sol indica coa súa sombra sobre unhas liñas pintadas de negro, as horas e medias horas (as horas danas as liñas longas e as medias horas as curtas).  Os números das horas están nos laterais e na parte inferior do rectángulo, e tamén gravados na pedra.  Os números están gravados en numeración romana, estando os dos laterais en posición de rebaixe oblicuo. En canto a numeración romana usada polo artista-canteiro que o construíu, a anécdota dáse polo feito de que para indicar o número correspondente as nove da maña utiliza a grafía VIIII, e para indicar o correspondente as catro da tarde usou a grafía IIII.

Con todo o reloxo da calle ancha é unha peza da arquitectura civil muradana que merece ser coidado, e lixeiramente corrixida a súa posición con respecto ao sol, xa que ten unha pequena deriva duns poucos grados.

 

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario

EL ABEJORRO (Bombus terrestres)

p/ Amado Barrera

HA LLEGADO LA REINA

El ciclo biológico del Bombus terrestris en la naturaleza, comienza en la primavera cuando la reina abandona su lugar de hibernación y va en buscImagen4.pnga de un nido adecuado. En el nido, la reina prepara un lugar para almacenar miel, reunir polen y poner los primeros huevos. Después de nacer las primeras obreras, la reina incrementa la puesta de huevos, mientras que las obreras tienen la misión de alimentar a las larvas y recolectar alimento, con lo que la colonia se incrementa en número y los nuevos individuos aumentan en tamaño. Posteriormente nuevas reinas y zánganos nacen, y para entonces la vieja reina estará generalmente muerta. Por último las jóvenes reinas se aparean y van en busca de un lugar adecuado de hibernación bajo la tierra.

Los abejorros dependen de dos tipos de alimento. Del polen obtienen las proteínas, las cuales son necesarias para el crecimiento del insecto y para la construcción de la colonia. El segundo tipo de alimento es el néctar, el cual contiene los azúcares necesarios para el aporte energético de los abejorros.

El comportamiento social de los abejorros, no está tan bien desarrollado como en la abeja común. Hoy en día el empleo de abejorros ha desplazado a la abeja común en las granjas de tomates y “otras hierbas”, debido a las siguientes razones:

a.- Los abejorros tienen un patrón sistemático de visita y por eso evitan otra visita innecesaria en la misma flor. Generalmente, buscan los ramilletes de flores desde abajo hacia arriba y se conducen por el olor.

b.- En comparación también con las abejas, los abejorros son más efectivos, porque son más grandes y pueden visitar un mayor número de plantas por vuelo, siendo la media de 20 a 30 floresImagen5.png por minuto. También logran un mayor contacto con el estigma y los estambres.

c.- El clima tiene menos influencia en el comportamiento de los abejorros que en las abejas. Los abejorros se mantienen activos a bajas temperaturas, incluso a cinco grados, y con baja intensidad de luz. Sin embargo, con calor extremo no son muy activos. La lluvia, el viento y las nubes tienen poca influencia en sus actividades.

d.- Existen signos aparentes en una flor que ha sido polinizada por un abejorro. Así por ejemplo, cuando un abejorro ha visitado una flor de tomate, después de un cierto tiempo, dicha flor mostrará una decoloración marrón en la corola. Este es el signo de la polinización. La decoloración marrón aparece al cabo de una o dos horas.

e.- Los abejorros no vuelan al exterior de las explotaciones agrícolas colectivamente, en busca de alimento. La razón de este comportamiento, es que en el abejorro al contrario que en las abejas, no hay un camino de comunicación entre unos y otros en busca de una atractiva fuente de alimentación, fuera de la explotación.

¡LARGA VIDA A LA REINA

DE LOS ABEJORROS!!

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario